lunes, 20 de abril de 2009

Regencia, paraíso. (aprete aqui)



A Regencia llegué em uma camioneta de um ingeniero agrónomo, que nos llevó a mi y a un amigo de Militao que llevaba uma película para ser exhibida em dicho pueblo. Ya Militao me había conseguido una familia para quedarme en su casa. Ahí luego de preguntar bastante llegué a casa de Doña Iná.

Ahí me recibió un comité de bienvenida, eran como diez personas de diferentes edades todas reunidas alrededor de una mesa. Ahí me preguntaron de donde venía, y a pesar de que le dije que dormía en cualquier lugar y no quería incomodar a nadie, la abuela de la familia y la madre de todos me dió su cama para irse a dormir al living, ahí tuve el primer gesto de una hospitalidad increíbe, esa que nos hace sentir pequeños. Con esta familia me sentí como en mi casa, todos los días se comía en una mesa enorme, llegaban todos los hijos e hijas de Ina, con sus respectivos hijos, por lo que a veces la turma llegaba a ser de 40 personas, de todas las edades. El clima siempre era de tranquilidad y de charla en medio de banquetes con peces, cangrejo, feijao, tallarines, y jugos de todo tipo de frutas que tenían en el jardín.





Con cada uno de los miembros de la familia generé una relación especial, todo esto llevó a que aunque fuera con la idea de quedarme tres días, me quedara diez.



El primer día fui a jugar al fútbol de salón, y no fue que me destaqué, pero metí un golcito lindo que me la tiró el golero la paré con la rodillá, sin que cayerá le pegué con el pie para acomodármela para el arco rival y dando una vuelta chuteé a lo Zidane y la clavé a un ángulo, ahí salió algún grito de la tribuna de algarabía, que hizo olvidar la pelota anterior que había perdido y que hizo que nos clavaran.

Luego de eso vi una casa con tapas de discos de pasta afuera, y como me dió la curiosidad, paré para preguntar quién vivía, en la puerta estaba Mariola, rasta de piel oscura de voz tranquila y ritmo lento con el que luego nos haríamos bastante amigos, me dijo que vivía Ronaldo. Al rato de estar sentado charlando en la puerta de la casa, llegaba en bicicleta un personaje de unos cincuenta años, bigote tupido pero ni muy ancho ni muy largo. El legendario Ronaldo tiene una colección de discos de vinilos de aproximadamente 15.000 piezas, lo que hace que como sus casa es muy pequeña la mayor parte esté ocupada por los discos de pasta. En su casa todo es permitido, cualquier tipo de infusión, como de humo, como de expresión artística, es así que sus paredes están todas dibujadas, con retratos, de Lennon, de el mismo, tanto como dibujos abstractos,quién quiere intervenir, puede.





Ese fue el primero de varios días de charlas compartidas en la cocina de Ronaldo, de paredes de ladrillo y de cuchillos de todos los tamaños y formas colgados. Las charlas eran entre cachaças, risas, humos, reflexiones metafísicas y zoológicas. Varios de los días que fuimos Ronaldo estaba lavando, cosa que no hacía desde noviembre. Su ropero constaba basicamente de dos camisetas, un par de chanclestas y veinte bermudas, nunca lo vi de camiseta. El tiempo aproximado que usaba cada bermuda era de una semana y media según él.


En otra de esas noches conocí a Natal (navidad en portugués) un pintor primitivista, de piel bien negra y de unos 55 años con el que también hicimos una gran amistad, algunas noches conversábamos hasta el amanecer de arte, de música y en fin de lo que nos viniera en ganas. La casa de Natal está decorada de una forma muy curiosa







Ya el primer día por obra del destino caí en una fiesta íntima, donde había un fuego prendido con una plancha arriba, ahí se tiraban los camarones y cuando estaban hechos que estaban bien rojos, se le ponía un poco de limón gallego, que es uno naranja por dentro y un poco más dulce, pero igualemente ácido, y al buche el manjar del mar. Esa noche de guitarras y percusiones con lo que se tuviera a mano, me presentaron a Gurú, este es hijo de Militao me dijeron. Gurú es el mestre del aerial (maniobra de surf de saltar con la tabla y volar por unos segundos) me agregaron. En esa fiesta conocí a Rolao dibujante y tallador en madera, que por esa época andaba haciéndoles tatuajes gratis a sus amigo, casi me hago uno, pero no encontré un motivo que me llamara la atención.

Hice tres paseos que fueron preciosos, el primero fue la pesca de camaron al Río Dulce, en esa ocasión salimos con Rolao y Gurú en un bote, y navegamos como cuatro kilómetros río arriba, llegamos a una fazenda donde vivía una gente macanuda, comimos unos cacaos, y unas acerolas, y nos tiramos al Río en busca de los camarones, estos generalmente se cazan con la mano metiéndola en los agujeros de barro que se encuentran abajo de los juncos y de las plantas de agua, por esto hay que meterse entre las plantas a veces un metro y medio abajo del agua. Puse mucho empeño en pescar algún camarón, ya que quería que me reconocieran el trabajo, por eso mientras ellos sacaron más de una docena en una hora yo investigaba metiendo la mano en todos lados entre los musgos , pero por falta de costumbre cuando tocaba algo que se movia en vez de apretar, sacaba rápido la mano. Estuve una hora en el agua y nada. Después agarré unos cacaos y me puse a comer sobre la canoa, luego pensé que eso no podía quedar así, me tiré de nuevo y luego de veinte minutos en el agua, me pareció palpar algo en un hueco, apreté y cuando saqué la mano salió un camarón largo como un gato más o menos, ahí grité “pegué um” y en seguida Gurú grito “olha Rolao o gringo pegó um pitu (camarón)” “ ehhh gringo parabens” gritó desde lejos y me aplaudieron entre los dos. Fue una tarde increíble.



Otro día fui con Anildo el cazulo (hijo más chico en Brasil) de Iná, al proyecto Tamar, que es una ong que trabaja en todo el litoral, desde Ceará hasta Santa Catarina, protegiendo las tortugas. Ahí conversamos un poco sobre las diferentes especies, y me dijeron que iban a limpiar la piscina de las tortugas, a lo que obviamente ofrecí mi ayuda al instante. Ahí comenzamos a limpiar las tortugas gigantes, de 20 o 30 años cada una, de hasta 150 kilos algunas. Ahí compartimos un momento lindo entre las tortugas, lo que cerramos con una café compartido al final.









Volvimos caminando por la playa los siete kilómetros desde la reserva hasta el pueblo, en ese trayecto la playa está llena de refugios creados por pescadores, con los palos que trae la corriente. En el camino comenzamos a recoger todo tipo de fruta, que caen en el Río Doce y el agua las trae, recogimos caja (fruta naranja parecida a un quinoto, muy buena para jugos), jenipapo y coco. Fue una caminata linda por la ribera del océano.














Otra tarde fuimos a una isla con Mariola, Dudú fumos de canoa, comimos unos cacaos y luego volvimos para hacer una feijoada.





Cada día en Regencia fue increíble, con una familia que me hizo sentir como en casa, con una barra linda de amigo pescadores\surfistas con los que compartimos momentos increíbles y con una belleza natural que deslumbraba.







10 comentarios:

Anónimo dijo...

Pebete!! hasta ahora te habia escrito algun mensaje por mail o por facebook, pero ahora te voy a empezar a dejar algun mensaje por aca...

Me parece fantastico todo lo que estas viviendo..son experiencias de vida impagables..y como tambien he tenido la suerte de andar por varios lugares, muchos de ellos remotos...me pongo en tu lugar y me imagino la cantidad de momentos, vivencias,etc que estas teniendo la suerte de vivir!! y lo bueno es que se disfrutan muchisimo...Hay muchas pequeñas cosas, que despues te quedas pensando y son tremendas!

No se si vos lo leiste ya, pero hay un libro que tu hermano Rodrigo lo leyo (y ademas los conocio en un viaje por Argentina)..se llama "Atrapa tu sueño"(Herman y Candelaria Zapp) y es una historia increible de un viaje que al final duro 6 años!! les pasan cosas increibles como te estan pasando a vos..y sobretodo conocen gente Espectuacluar!! una frase que me quedo grabada de ese libro es .."Para cumplir tu sueño, solo te hace falta empezarlo"..Siempre empezar algo es lo mas dificil, pero despues que arrancas las cosas se van dando...asi que segui con este viaje que me parece barbaro...Ellos en Brasil lo que hicieron fue remontar el rio Napo y el Amazonas desde Ecuador en una balsa hasta llegar a Manaus..
De paso te cuento que los Zapp estan ahora "atrapando sueños" por Asia y Oceania...

Te dejo con mi frase de cabecera, la cual dijo un periodista madrileño hace unos años...

"El mundo seria muchisimo mejor, si todos fueramos un poco mas brasileros"....

Un abrazo y segui enviando cronicas de tu viaje...Ramiro (rodriguez por las dudas)

pd: Hay una villa de pescadores que no se a cuanto queda de San Luis, pero si se que es muy cerca de acuerdo al tamaño de Brasil...Jericoacoara y Mangue Seco...tierras de inspiracion de Jorge Amado y lugares fantasticos.

pd2: cuando estes mas arriba por Centroamerica y Mexico, te vas a encontrar con la Ruta Panamericana...ahi vas a vivir miles de aventuras mas.

Pebete Ormaechea dijo...

Flaco querido, muchas gracias por las palabras, por dedicarte unos segundos a estar un poquito en contacto, es decir, compartiendo vivencias, anécdotas, sabidurías.

Sobre los destinos que me hablás ya los tengo en la mira, voy a ver si puedo tirarme hasta ahí.

Que increíble lo que me escribís, a Herman y a Candelaria los conozco personalmente, en un viaje que fue uno de mis primeros a dedo, viajamos junto a Caíto, primero a Buenos Aires y luego a Córdoba, pasando por pequeños pueblitos de las provincias de San Luis, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos. En esa oportunidad ya había tenido la oportnidad de escuchar los cuentos de los Zapp narrados por el Rodri, por lo que asombrado por sus cuentos decidí escribirles y aprovechar que iba para conocerlos personalmente. Fue así que les escribí diciéndoles que quería tomar unos mates con ellos y si podía quedarme en su casa. Nos quedamos cinco días increíbles en la casa de ellos, en los que compartimos grandes charlas, porque en su casa siempre había algún viajero , algún soñador. Es por esto que ellos también son parte de este viaje y de mi inquietud o sano vicio de viajar y conocer.

Ahora mismo tengo su libro en mi mochila, porque cuando necesito una motivación, alguna palabra de ellos la busco ahí. La dedicatoria dice "A Pebete que nos dejó ser parte de su sueño, lo invitamos a que sea parte del nuestro"


Te mando un abrazo bien grande, y sigamos en contacto

Anónimo dijo...

pebete querido....

por el mensaje que me dejaste la ultima vez en casa pense que en cualquier momento te iba a ver aparecer por la playa onda, pero ahora que veo por donde andas noto que se va a estirar un poco..... QUE ESPECTACULARES ESAS TARTARUGAS!!!!.... se veia buena onda en todo el lugar ese q estabas y por lo que escribiste veo que tambien te recargo las pilas a vos para seguir.... metele con tuti q la vida es una sola y los años que tenemos para gastarla pocos!!!

de mi te puedo contar que estoy metiendole a la facu con todo y laburando el resto del rato y que estoy ahorrando para comprarme un terreno y hacer una casa para la flia en punta negra... con casa circular de barro (amelia) incluida, donde seguramente pasaremos buenos momentos, entre meditacion, charlas y pires...

en fin, la idea era estar un poco en contacto y que sepas que se te extraña... no te digo q todos los dias pero... hay ciertos momentos que uno dice, aca tendria q estar el pbt. jajaja

abrazo labiogruestopitochico!!!!

pebete dijo...

Negrito querido, mil gracias viejo por contarme un poco en que andás. Lo de la casa es un notición, aparte estoy seguro que como es la Amelia va a ser una casa coqueta con alta energía espiritual, desde ya te digo que si me citan voy a pintar y a poner un par de ladrillos. Me llevo la carpa y a laburar, el proyecto me parece muy lindo, yo también he andado con unas meditaciones de construir también una casita en la playa, después que reformemos con Caíto un apartamento en el que vamos a vivir va a salir algo de eso.

Viejo te mando gran abrazo,
tamo en contacto

Juliana Tessarolo dijo...

adorei....

pebete dijo...

Eh Juliana que otimo que voce tinha gostado, espero que a gente se veja de novo nessa hermosa Regencia.

Um grande abraço

Anónimo dijo...

pebeteee jejeje el feco me paso tu blog que no lo tenia, muy buenas historias y comidas y playas. me lei lo de rio y las olas, estaria de fiesta ir pero por ahora no puedo estoy estudiando y sin dinero. el finde pasado nos fuimos con le feco a punta y pasamos barbaro, buenas olas y mucha risa...
en fin, te sigo leyendo y te mando un abrazo, cuidatee

mi blog sigue sienod www.hasta3.blogspot.com!
javiii

corbelito dijo...

que haces hermanaso! te sigo loco, te sigo siempre, te cuento que yo arranque mi viaje hace ya un mes, estoy en pittsburgh, USA, en este momento, el sabado arranco un viajesito para cruzar todo USA en auto, va a estar muy bueno, me hice un blog viajero, inspirado en el tuyo, jajaja, porque el viejo que tenia no tiene nada que ver, esta es la direccion http://quepretendeuddemitour.blogspot.com/
te mando un abrazo grande y segui viajando.

Pebete dijo...

Que hacés javi como andás querido. Que lindo que te sumes a esta lectura de alguna peripecias que he vivido. Me imagino lo divina que serán esas olas y esas tardes de océano.

Te mando alto abrazo y me pego una vueltita por el blog

Pebete dijo...

Que lindo Nachito tus reflexiones, y tus aventuras, me alegro que te haya motivado por lo menos un poquito en escribir esa travesía hermosa que estás haciendo, ya me leí algunas cosas que no tardaré en comentar. Seguile metiendo loco, sabiendo que lo mejor siempre se está por vivir.

Abrazo grande y dele ruta may fren

Publicar un comentario