martes, 21 de febrero de 2012

Chaya y otras cuestiones que interesan a la dama y al caballero actual.

Generalmente escribo recordando lo vivido anteriormente, siempre voy con dos semanas de retraso más o menos, entonces nunca llego a escribir las anécdotas de los finales de los viajes porque vuelvo a Montevideo y me olvido del blog, me trato de motivar pero va quedando latente hasta la próxima ruteada, por eso torceré el rumbo de la escritura, para que tenga hogar en el presente al recordar y no hogar en el pasado, porque siempre me están corriendo de atrás las anécdotas.

Por tanto hoy arranco del ahora, en realidad de los que pasa mientra escribo la cronica. Música de águilas, flautas de caña, Huerta Grande, sierra de Córdoba, Matías amigo.

 Foto: Mati Schork

He llegado a esta casa que me recibió con flores, que hace un año y medio transplantamos plantitas de vaso a maceta y en una segunda vuelta de la rueda, tres semanas después, a tierra., los frutos de este cultivo están a la vista y en todo el cuerpo. Estuve estirando para relajar los músculos del cuello, le echo la culpa a la mochila, debería saber cual es la mochila. Parece que en un ratito vamos a ver a Javier Calamaro que toca gratis en Villa Giardino, no conozco nada de él salvo su participación en Sweet Home Baires de Charly Aznavour, me da buena espina.

La vegetación en la sierra es espinosa, de puntas capaces de atravesar pequeños animales enteros, para luego brochetearlos en algún fogon cercano. Sus bichos son piratas en un océano bravo con islas de mediodía. Salí en bicicleta hoy, mis piernas no querían pedalear tuve alguna bajada en la que me tire a buena velocidad, también supe frenar excedido de precaución, me compré un sanguche (así) de miga que son a los que nosotros le decimos simplemente sanguche, no entiendo porque en Uruguay son tan caros, cada vez que vengo me pregunto lo mismo, acá son baratos ponele que por 10 PU, cada merienda sale uno.

Prosigo esta crónica varios días después, hoy lunes 20 de febrero estoy en Córdoba hace un calor de la masita. Fui a ver al no recomendable Javier Calamaro, paquete, había una feria y antes del renombrado artista, cantó una gurisa se ve que era de ahí porque cantaba clásicos de tina turner por ejemplo, con una versión grabada sin la voz, estaba sola sobre un escenario plagado de publicidades de comercios locales, se la veía contenta cantando canciones.

Ahora estoy en Córdoba, metí dos cumpleaños asesinos, antes de ayer y ayer, mucho bailongo en los dos se jugó fuerte en la pista, y se puso el pie también en algún tranque fuerte, se amo y se fue amado con dedicación, la femineidad presente. También he adoptado de llevar el huevito (instrumento) todas las noches y es un amansa loco importante cuando estoy inquieto, mandás ritmo y levanta la frecuencia musical del ambiente, es un rico ejercicio a mi consideración.

Estuve en La Rioja como una semana, me fui con los Nenes Bian, banda cuartetera del Pelado y el Fata que me brinda su casa con gran hospitalidad hace varios años. Fuimos para Chilecito donde tocaban un par de noches, estábamos en una casa prestada, en la que adelante había unos personajes tal vez un poco siniestros, que metían jugos y galletitas en bolsas para darle andá a saber a quién y tenían una especie de ong que recibía un subsidio del gobierno, Curro Giménez, para darse cuenta te digo no hay que ser muy pillo, que dureza esa gente.

En el fondo había una piscina que la fuimos llenando y había poco menos de medio metro, pero pasábamos gran parte del tiempo ahí, jugando como cuando éramos chicos en la piscina abierta del barrio. Pasamos dándole a la uva ya que había una parra con uvas blancas y moradas dulces como la miel. Mucha guitarra, algñun asado, mate, tabaco y churros compartidos. Acá la producción que llevamos a cabo con una camarita de mano, pa lo Nene. 



Chilecito está al oeste en la Provincia de La Rioja, al borde de la cadena de montañas del Famatina, cadena con picos nevados que hacen a la intensidad del paisaje, región árida y serrana, que en su falda tiene una reserva de agua enorme, considerando que La Rioja casi no tiene agua y que las lluvias son escasas, esa agua es la vida. Allí se quiere establecer un minera, por lo que hay un movimiento terrible de defensa en los pueblos de la zona, que no quieren ver arrasadas sus montañas, ni quieren que el agua contenga un mg de cianuro, ya que es la sustancia que utilizan para extraer el metal, oro en este caso. Si bien la información es difusa, porque hay una maquinaria publicitaria al servicio de las multinacionales y sus amigos de la esfera política. A su vez  mandaron infantería para reprimir por lo que está tenso el clima. La bandera de la lucha de esos pueblos riojanos es el "Fama no se toca", adhiero.






Todos deberían venir una vez en su vida a la Rioja en febrero, a la Chaya. Las reuniones o peñas en las casas son momentos musicales, familiares, donde se come, bebe, canta y baile hasta que de la fuerza, la guitarra y los bombos van pasando de mano en mano y se canta mucho y variado, tuve el gusto de que entre toda ese torbellino de canciones pasaran Colombina, y Amor Profundo se canturreó con ganas. Lito Luján cantautor cordobés que es el dueño de casa nos recibió con cordero, lechón, vino. No es menor, el detalle que la harina es el maquillaje general, te tiran y te pasan harina por todos lados, agarrá harina y tirale a alguien, todos los rostros son blancos y distintos al del día a día.





Ahora la Córdoba que ha estado más que movida, invita a seguirla disfrutando en clave de fa, o en flor.
 







1 comentarios:

Bebi Muchacho dijo...

Sí pbt! estás cada vez más cerca...

Publicar un comentario