martes, 1 de febrero de 2011

Habitantes de mi mundo, mi breve vida poética.

No recuerdo cuando comencé a  escribir estas poesías solo recuerdo que pasaron aquellas primeras épocas del Navegante de Mundo Giratorio, primer libro que tímidamente entregué a algunos amigos, diseñado en formato word, con una tapa de goma eva que Caíto mi editora, productora, manager, me había diseñado.

Este primer libro era una explosión de sentimientos arrojados contra un papel, una suerte de autoterapia de un pibe que buscaba tranquilidad y luz. Eran poemas que había escrito desde los 17 a los 22 años. El amor en la adolescencia no me había tratado muy bien, llegando en ocasiones a dejarme ciego de ira, resignado, desconfiado del mundo. De esta primera época es este poema.

Rabia que fue mía


“Heart and Soul, one will burn”

Heart and Soul, Ian Curtis


La gente como vos

no merece nada

si te desangrás

a puñaladas

literalmente

no importa

la gente como vos

enseña realidad

con cursos

de supervivencia

por eso

y por todos

los dolores causados

gracias

tal vez quieras

una lágrima

el día de tu muerte

o si quiebra tu alma

yo ya las lloré

solo

solo

a todos nos toca

por eso

cuando te toque

la mierda que te toque

yo voy a estar lejos



Llegó un momento que me encotraba lejos ya de ese rencor y de la estética de estos poemas por lo que los desprendí, no quise volver a saber de ellos por mucho tiempo. No me interesaba acercarme desde este punto a un otro. En esa época posterior a esas difíciles historias de amor, logré renacer a partir de viajar, de conocer el abrazo anónimo, el viaje al Foro Social Mundial me marcó un camino, otra libertad de sentimiento, una libertad de encuentro. En dicho foro participé de una marcha de gente desnuda, conocí a pensadores y filósofos, activistas de movimientos de todo tipo, bailé todo ritmo que llegara a mis oídos, participé en una y mil ruedas musicales, donde se compartía desde bebidas espirituosas a pipas de la paz. La canna también fue parte de esa apertura y desestructura, permitió buscar caminos inexplorados y salir de los caminos tradicionales de mi propio pensamiento.

Para el siguiente foro social mundial que fue en el 2005 ya tenía un antecedente vital. En esta oportunidad me enamoré de una brasileña llamada Anelise un nombre bastante común por aquellos pagos, con la que estuve 9 meses de novio más o menos. Me iba a dedo a visitarla, ella era de un pueblo de agricultores llamado Maquiné. Sus padres tenían chacra, en esos días cortaba caña de azúcar y recogía frutas. Conocí mil frutas, como la Jabuticaba, la Maracuyá, la Acerola, la Jaca, etc. Un Brasil interior que me movió cosas dentro. Interioricé músicas, descubrí que la gente ama y celebra la amistad en todos lados. Descubrí a Raul Seixas al que idolatro hasta el día de hoy, a Cassia Eller a Rita Lee y Os Mutantes, a Bezerra da Silva, a Gabriel O Pensador entre muchos impactos. Descubrí un mundo nuevo a pasos de mi casa.

Es que a veces

no solo quiero saber de vos

quiero transcurrir contigo

para ver el mágico momento

en que tu ojos

que son dos mundos

dos lunas

dos océanos

silenciosamente cerrados

silenciosamente abren


Siempre sentí a su vez que quería vivir con alguien que se entregara al amor, como un salto al vacío, que estuviera dispuesto a jugarse de verdad por vivir en sintonía. En este tiempo donde se habla del amor, pero cuesta tanto mirarse a los ojos, abrazarse, transmitir esa energía que nos da plenitud.

yo prefiero la demencia

amar hasta los huesos

si tengo que elegir perfil

quiero tu pasión irracional

que celes de tu sombra

que me mates si te engaño

que no sepas respirar sin mí

que tus uñas marquen mi pecho

es tan difícil de entender

hay que vivir sin miedos

nada es eterno

la vida no da revancha

yo pienso el futuro

pero vivo el presente

sino llorando al atardecer

algún día preguntaré

donde está el tiempo perdido


Allí como al descuido, en un momento de transición apareció la amistad de Caíto, inmediatamente me deslumbré con la luz de ella, pero no en un plano amoroso, sino simplemente de disfrutar de su compañía, todo eso fue llegando a la historia más grande de amor a la que había podido aspirar, un ser que se entrega de cuerpo y alma, sin miedo a morir en el intento.

Con ella hicimos muchos viajes a dedo, recorriendo gran parte de sudamérica a dedo, por los caminos que nos llevaban los camioneros. En cada uno de estos viajes aprendí como en una vida.

Estos poemas los quiero compartir porque para eso fueron escritos, para encontrarnos con quién marque nuestro destino como seres. Lo siento como un cimiento más para la construcción de una carrera artística, humana y espiritual.





Poesía para la Supervivencia

16 comentarios:

carmen Evangelisti dijo...

yo quiero un libro, donde se puede conseguir ?
un abrazo grande KANTEKA

Pebete Ormaechea dijo...

Llamame Kanteka y arreglamos, para que te lo alcance, también le tengo que dar uno a la Caro que me pidió por lo que seguramente hagamos un combo y se los doy a los dos. Si no pasá por casa cuando quieras Río Negro 1166 ap.103 o llamame 098719981. Abrazo

Anónimo dijo...

Ta bueno "Enano Fortachòn" !! Solo me pregunto porque omitiste que Caito -amèn de editora,productora, manager- es ademàs musa, compañera, motor , y faro deslumbrante de tu camino?. Sigue navegando poeta...y cuida mucho esa referencia brillante que marca tu derrota. Un abrazo.

Caito dijo...

Brindo por vos, que no necesitas que te iluminen, ya brillas con luz propia. Gran bailador, que baila desde las axilas, desde el abrazo con el otro. Te amo

Anónimo dijo...

Muy intenso y alentador recorrido Pebe... Creo que en 2 dias yo tambien me enamore un poco de la entrega y el amor de tu Caito :)

RAUL GONZALEZ dijo...

poeta que alegria reencontrarme con algun destello suyo, y adhiero a los otros comentarios sobre caito, una fenomena. grande pebe

Fer - BS AS dijo...

Grande Pebete, fantástico. Emocionante.
Nos vemos mañana a compartir unas buenas charlas, mate y guitarreadas,
Saludos a Caíto.

Pebete Ormaechea dijo...

Mi derrota, así como lo describís acá, como un destino que sigue el navegante, siempre estará marcada por el amor no solo de Caíto sino de las personas que acompañan de algún modo u otro esta existencia.

Gracias Papá por estar en este lindo ejercicio del contacto.

Pebete Ormaechea dijo...

Caíto que puedo decirte que no esté dicho ya. Te amo

Pebete Ormaechea dijo...

Gracias anónimo imagino que este comentario proviene de las calurosas tierras riojanas. Abrazo grande

Pebete Ormaechea dijo...

Negro amigazo, que lindo es siempre encontrarte derramando unas líneas de amistad sobre el papel virtual. Abrazo grande nos vemos en breve.

Pebete Ormaechea dijo...

Fer un verdadero gustazo haber tenido a la familia Duclos por casa tres grandes valores, grandes guitarreadas, ajedreces, comiditas con licuados de fruta. Charlas varias, enseñanzas siempre, dar a luz el conocimiento compartido.

Abrazo grande

Fede G. dijo...

dónde está el tiempo perdido!
buena estadía en S.P.
abrazo grande!!!

Anónimo dijo...

ese foro social, qué locura de la linda!! a mí también me marcaron los abrazos,los rituales chamánicos, los bailes al son de todo tipos de músicas,las marchas por la paz en el campamento donde todos salían atrás con lo que tenían en mano para hacer música (daba igual si era un cepillo de dientes,una olla que justo estaba lavando, un tambor o una trompeta...), la marcha desnudos, cuando hicimos la asamblea tod@s en pelotas o cuando subimos al escenario en el toque heavy metal... bailes y más bailes...músicas y más músicas... QUIÉN NOS QUITA LO BAILADO!!! Salú!! Ana

Anónimo dijo...

Juglar Pebete,

Me había perdido estas líneas que me parecen como todas las demás muy buenas pero a la vez nuevamente únicas.

Celebro tu reflexivo viaje hacia el amor de ese ser increíble que es Caíto. Son una pareja que irradia una luz única y al que, como a todo buen fueguito, la gente se arrima buscando calorcito para el alma.

Vaya si será difícil encontrar un compañero de viaje que comparta nuestra visión de viaje y a la vez nos impida agarrar desvíos que no llevan a buen puerto. Pero es ya una bendición reecontrarlo luego de pensar que era parte del pasado.

Y es que compañeros de viaje como el que tienes en Caíto nunca son parte del pasado como sí del presente que saben caminar y del futuro que en torno a ellas imaginamos.

Será por eso que siempre te siento cerca...por compartir historias, por compartir el amor incondicional de una madre y por tanto cariño.

Un gran abrazo poeta...y siga escribiendo y describiendo

Pebete Ormaechea dijo...

Queridos ahora veo sus hermosos comentarios, me llenan de vida, como siempre. Es este fluír que me mantiene vivo y caminando.

Ana contigo experimenté el hablar desde el alma, desde la desnudez, guardo con cariño ese recuerdo lindo, toda esa energía de mostrar la piel entera, como si se pudiera traslucir el alma.

Rodri estoy muy contento por el momento que estamos viviendo, que venga el Juancito y que siga creciendo la vida y la familia, en mi encontrará un tío y un amigo, un abrazo en el cual refugiarse. Te quiero mucho hermano.

Publicar un comentario